Seguidores

1 de abril de 2015

SE BUSCA (Cuento)

Si el frío de la noche se siente quemando por dentro mucho más quema la soledad, especialmente a la hora en que la gente regresa a sus hogares y a los abrazos. Soy un hombre sin destino, un vago sin la sagrada prisa de los que vuelven a casa. Después de pasar la noche sobre el duro suelo del pórtico de alguna iglesia o de un banco, me levanto algo apurado creyendo que todo puede empezar a cambiar en mi vida. Entonces, cuando siento que es inútil tener sueños, hago un esfuerzo más y camino hacia el almacén de comidas para mascotas. Allí hay un aviso que me obsesiona:


Se busca perrito poodle de pelaje blanco y manchita en su cola. Renguea suavemente. Obedece al nombre de Vagabundo o simplemente de Bundo. Tres niños lo lloran por las noches. Se ofrece recompensa.



Y lo vuelvo a leer y a releer con la clave que me da el corazón:



Se busca papá perdido en medio de tremendas discusiones familiares e ingratitudes. Tres nietos que lo aman lo esperan cada noche.



Me alejo con mis lágrimas que bañan mi alma.



Autor: Vicente Corrotea A.

7 comentarios:

  1. Precioso cuento, Vicente, cuántos padres, abuelos, se identificarán con el personaje de este cuento...
    Un abrazo
    Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duermen preferentemente en los parques sobre un cartón y otro que los cubre. Normalmente tienen un perro grande y entrambos se protegen, se abrigan y, ciertamente, aprenden a amarse.
      Pero también existe una clase de olvido, de alejamiento del viejo: Tiene una habitación atrás en el patio con una cama velador, una mesita y una silla. además de la salita de baño. O la mentada casa de reposo donde lo dejan con mucho ruido familiar y con muchas promesas. Al cabo de un tiempo ya nadie lo visita.
      Gracias por tu visita, Leonor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Exquisitez de sensibilidad, narración e historia IMPECABLE.... y mis sentimientos desbordados.
    Mi enhorabuena,

    Un fuerte abrazo,

    tRamos

    ResponderEliminar
  3. Triste historia, triste realidad de tantos seres, de tantas almas solas. ¿Dónde quedaron los días de ternura y compañía? ¿Qué pasó que tanto les apartó de su rutina? ¿Será verdad que en algunos casos es elección?. De todas formas, una sensible alma la tuya que se fija en ellos, que los ensalza de alguna manera dedicándoles este post. Me gusta tu blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Una historia real y triste.
    Un reto muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Una historia real y triste.
    Un reto muy fuerte.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.