Seguidores

2 de abril de 2015

EL OTRO

Fue hace algún tiempo. El día estaba soleado. Esperaba como muchos que el semáforo nos permitiera avanzar cuando me percaté de su sombra junto a la mía. Levanté la vista para ver un rostro de indefinible edad. Me desagradó su olor de la condenación de no poder asearse, y su ropa y zapatos estaban tan rendidos como él. Sus ojos derrengados denotaban profundas soledades y traiciones. Era el abatimiento y la improbabilidad. Lo miré una vez más para pagar mi cuota de culpa por su situación y marcharme rápidamente. 


Entonces descubrí en ese hombre a alguien conmovedoramente transparente, libre de contratos, de discursos y boatos, como de transversales y oscuros acuerdos y guarismos. Quise abandonar el pedazo de planeta sobre el cual estaba parado, retirarme tal vez enfadado, pero, por el contrario, sentí una especie de transposición sintiéndome un opaco peregrino sin tiempo, sin agenda ni estaciones. Y sin la osadía de sentirme mejor que otros. Fugazmente tuve la conciencia de quién era yo, cuánto valía, de mis sueños a los que había sido fieles y de aquellos otros que seguían pendientes. (No sé si los podré confesar algún día). Fue más: Me sentí conectado con todos los seres del universo, compartiendo aspiraciones en plena armonía. Luego pasó todo.



Mi orgullo se ha afanado en convencerme de que todo lo que pasó fue sólo una impresión, una vislumbre intuitiva. Sin embargo, con lo que me queda de mi fe en Dios y de mi confianza en hombres y mujeres, tengo una tremenda duda.



Autor: Vicente Corrotea A.

Fotografía de Google



13 comentarios:

  1. A veces ocurren cosas, para que apreciemos otras. Me encantó
    Un abrazo
    Leonor

    ResponderEliminar
  2. Sí. La vida no es sólo lo que vemos por lo que no es tan válido simplificarla tanto ni enredarla, pues los acontecimientos nos dicen, a veces, algo más.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. A veces vivimos situaciones que nos cuenta entender. Una alerta? una llamada de atención? un tirón de oreja para despertarnos y reflexionar? Es cuando El camina junto a nosotros? Yo tengo Fé. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy tener fe es mucho más difícil que antes y, más, vivir de acuerdo con ella y con diferentes intuiciones.
      Abrazos grandes para ti, Mabel.

      Eliminar
  4. Cierto amigo Vicente, a veces vemos “ese otro” y pensamos que circunstancias le arrastraron a esa situación y cuan necesitado estará de una mano amiga donde apoyarse. Escalofríos produce pensar que podríamos ser nosotros “ese otro” si la vida nos hubiera maltratado de igual manera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida depende de muchos factores: nuestra familia, la voluntad nuestra, los amigos, la sociedad. Pero el actor principal es uno mismo y también el director de la obra que hemos escogido.
      Que tengas muy buena salud.

      Eliminar
  5. Un placer llegar a tu blog Vicente, desde tu perfil a tu post, he quedado embaucada y con la decisión de aprender de tí.

    Un beso fuerte,

    tRamos

    ResponderEliminar
  6. Un placer llegar a tu blog Vicente, desde tu perfil a tu post, he quedado embaucada y con la decisión de aprender de tí.

    Un beso fuerte,

    tRamos

    ResponderEliminar
  7. "...su ropa y zapatos estaban tan rendidos como él". Esta frase me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  8. Como nos seguimos en Google +, guiada por tu comentario me he asomado a tu blog. Magnífico relato y creo que algunos nos vemos reflejados en tu último párrafo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Mucha empatía es lo que detecto en tu bello post. Hace falta gente como tú. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Vicente acabo de descubrir tus blogs. Ha sido una agradable sorpresa.
    Te felcito por tus escritos; emanan tanta humanidad que conmueven.
    Muchas gracias.
    Montse.

    ResponderEliminar
  11. O cotidiano de emoções passageiras. Olhamos sem ver e os sentimentos ficam perdidos na efervescência dos seres e das "coisas da vida" Será o caminho do individualismo ou já estamos nele?

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.