Seguidores

25 de mayo de 2014

CADENA ALIMENTICIA


Hace unos días, el gato que peregrina entre restaurantes, jardines y mis manos (cuando necesita ternura) atrapó una torcaza, siendo vilipendiado por algunos que ignoran la cadena alimenticia. Acusaron al felino de ser un "mal animal", llegando la imputación al rango moral a lo que corresponde un castigo por lo que prometieron darle de patadas al gato si se acercaba.

Ahora mi hermano gato tiene algún resentimiento conmigo por mucho que le doy comida a escondidas y acaricio su lomo. 

"Oye, yo me preocupo por tí. De veras", le he dicho.
"No digas que te preocupas sino ocúpate. Acabas de traerme un alimento que sabe horrible. Seguro que te costó barato".

Al final, siento que conozco menos a los seres humanos y me enfada que un gato me dé órdenes.

Llegaré a casa e invitaré a mi perro a pasear. El me ama y yo lo adoro.


Autor: Vicente Corrotea

En la foto: Raco, mi amigo perro.

7 comentarios:

  1. Entiendo a los que teneis animales en casa pero nunca tuve ninguno ni nunca los tendré, es algo que no me gusta.

    Un buen relato ficiión o realidad ...esa es la duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Raco, un policial, y Kiki, una encantadora poodle, son la prolongación de mi familia. En cuanto al relato es real salvo, claro está, el tenor de la conversación. Aunque el gato es una gata que la bauticé como Felisa. La acción transcurre en un edificio casi rodeado de restaurantes.
      Gracias, Chelo, por tu visita. Un abrazo desde este frío otoño de Santiago.

      Eliminar
  2. Si supiéramos interpretar bien a los animales...! y dicen que el tenerlos es beneficioso para la salud física y moral
    estoy pensando en volver a tener perro
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Toni, puedo afirmar que somos más felices con nuestra familia canina. También aprecio a los perros de otras casas e incluso a los vagos. He bajado del bus para atravesar a un perro que estaba atrapado en el bandejón central de una ancha avenida y dejarlo en un lugar seguro.
      Cuando tengas tu perro, por favor escribe en tu blog que nombre le has puesto y como se porta.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Siempre he entendido que un perro es un buen amigo escasean estos tanto en nuestros tiempos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Icue, por llegar a mi blog y hacer tu comentario, sin embargo, no he sabido llegar al tuyo y poder iniciar, de veras, una buena amistad. Por favor, envíame tu dirección. Mientras tanto cuenta con mi abrazo respetuoso.

      Eliminar
    2. Aquí vuelvo, Icue, algo avergonzado pues he descubierto tu blog. Era bien sencillo hacerlo. Me he llevado una buena impresión pero quiero dedicarle un tiempo más tranquilo para leer tus escritos. Madrugo mañana y mi mujer ha preparado unas sopaipillas pasadas "para el frío y la lluvia", dice y que ciertamente cae acá en Santiago de Chile. Hasta pronto.

      Eliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.