Seguidores

25 de mayo de 2014

CADENA ALIMENTICIA


Hace unos días, el gato que peregrina entre restaurantes, jardines y mis manos (cuando necesita ternura) atrapó una torcaza, siendo vilipendiado por algunos que ignoran la cadena alimenticia. Acusaron al felino de ser un "mal animal", llegando la imputación al rango moral a lo que corresponde un castigo por lo que prometieron darle de patadas al gato si se acercaba.

Ahora mi hermano gato tiene algún resentimiento conmigo por mucho que le doy comida a escondidas y acaricio su lomo. 

"Oye, yo me preocupo por tí. De veras", le he dicho.
"No digas que te preocupas sino ocúpate. Acabas de traerme un alimento que sabe horrible. Seguro que te costó barato".

Al final, siento que conozco menos a los seres humanos y me enfada que un gato me dé órdenes.

Llegaré a casa e invitaré a mi perro a pasear. El me ama y yo lo adoro.


Autor: Vicente Corrotea

En la foto: Raco, mi amigo perro.