Seguidores

18 de abril de 2014

EL HABITANTE DEL PUERTO

Era su lugar más acogedor del mundo y, por supuesto, el de muchos miles de personas. Allí guardaba sus fotografías que de vez en cuando veía con su mujer y se solazaban al recordar sus fiestas, los partidos de fútbol, los niños cuando aún eran bebés y sus primeros días en el colegio. Y sus libros aunque no era buen lector y menos de su vieja biblia que reconocía no entenderla. Sentía que le daba cierto estatus espiritual más que social y de hecho guardaba mucho respeto a sus libros. En fin, recordaba un mueble, como otros, pero éste era especial pues había sido el primer regalo de boda y era, además, el obsequio de sus padres. No podía olvidarse ni de las plantas que eternamente observaban el mar azul a veces plata, especialmente en las tardes cuando danzaban junto al viento. ¿Cómo podía olvidarse del Guardián, su perro, que cuidaba su casa allá arriba en el cerro, que enseñaba a sus hijos hasta dónde salir de casa alejándolo de la quebrada? Era como su cuarto hijo y no lo encontraba. También se acordó de un ahorro que tenía para cuando la Teruca estuviese de cumpleaños pues soñaba con hacerle una fiesta y obsequiarle algo lindo.


Todo había empezado cuando sintieron que de muy lejos el viento les traía ese odiado olor a humo y fue precisamente lo que vieron, una gran humareda por allá en el cerro Ramaditas. Junto a otros vecinos corrieron para ayudar. Bajaban y subían por angostos caminos y casas de pobres y otras mejores. Pero el fuego iba y venía galopando espoleado por el viento, bajando por los barrancos matizados de árboles y arbustos que ya aguantaban años de sequía. Mientras avanzan, los vecinos venían escapando con los que creía o sentían de mayor valor. Veían que todo se quemaba. Se miró con un vecino y sin hablarse corriendo de vuelta. El humo todo lo envolvía. De pronto escuchó su nombre. Era su mujer; Solo a ella podía haber reconocido en ese infierno de gritos, tropezones y el humo que se metía a los pulmones. "No, no vayas. Nuestra casa ardió y no queda nada". Pero él volvió sin lograr llegar. No hubo lágrimas pues el calor horroroso en el alma se las había secado. Un amigo le dijo: "Quédate con mis frazadas que salvé pues mi familia está de viaje". Y bajó con él a la plaza donde había acordado estar con su mujer y los niños. Solo les quedaba la riqueza de vivir y estar juntos. Además, tenían la esperanza de encontrar al Guardián para estar todos.












Esta historia que he escrito es la que miles de habitantes de los cerros de Valparaíso. Se quemaron cerca de 3.000 casas, la mayoría hechas sin permiso, sacándole trozos a cada cerro para poner palos y levantar sus viviendas, separando cada vez la llamada brecha entre los pobres y los ricos. Además el incendio provocó la muerte de 15 personas, la mayoría ancianos que no pudieron huir.  Ha sido el peor desastre sufrido por el Puerto de Valparaíso, el mejor y el más hermoso del país y considerado Patrimonio de la Humanidad.

Vicente Corrotea A.



12 comentarios:

  1. Que desastre, ...me imagino a las personas que perdieron todo con el fuego.
    Al leerlo, pensé que era un relato inventado, pero he visto que fué un hecho, que pasó en Valparaíso, y me ha inpactado.

    Un abrazo
    Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la autoridad llamó a un canal de TV a que mostrara el drama cautelosamente pues las escenas eran dramáticas. El gobierno de la Sra. Michell Bachelet empezó con un terremoto en el norte del país y continuó con este horrible incendio. Recién van unos dos meses.
      Gracias por tu comentario, Leonor.

      Eliminar
  2. Cuando nos llegan estas noticias que para nosotros es el otro extremo del mundo, de un lugar que yo siempre lo he relacionado como un lugar de ricos en vacaciones o el lugar de descanso de unos aventureros que han cruzado el Cabo de Hornos. Aquí cuando las noticias informan sobre una casa que se queman, pienso en los recuerdos que se pierden (en el mejor de los casos), en que hay que volver a la vida y empezar de otra manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Carlos. Hay que decir que estamos acostumbrados más a los terremotos que a los incendios. Acá se cometieron una serie de errores. Pero, en fin, somos un país muy solidario. Hubo que ordenar a la gente que quería ayudar sacando escombros, otros veterinarios buscando canes perdidos, otros en los albergues, hasta que nadie tuvo permiso para ingresar pues ya eran muchos y suficientes. Siempre estamos empezando.
      Agradezco tu preocupación. Abrazos.

      Eliminar
  3. Desde aquí, desde el sur de España, desde Granada lo viví con dolor, dándome cuenta de que el desastre se hacía inevitable. Hoy lo cuentas con toda sencillez y me emociono de leerte. Te mando un abrazo entrañable, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio: El suelo nuestro se remece o se quema. En el sur del país se está enseñando a la gente qué hacer ante una posible erupción de un volcán que está en observación. Este es Chile, la tierra que amamos. No tenemos miedo y continuamos la vida con sobriedad y esperanzas, disfrutando en mi rincón de tu apretón de mano que me hace muy bien.

      Eliminar
  4. Que horror y que tragedia.
    No hay derecho que ocurran cosas así.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hombre y la naturaleza construyen y destruyen. Pero lo más cruel son las guerras fratricidas donde se combinan la religión y la economía, ambas con sus dogmas. Saludos.

      Eliminar
  5. El enojo de la naturaleza se hace cada vez más evidente en diversos puntos del planeta.
    En este caso, lo rescatable, fue la notable solidaridad de la gente.Una muestra alentadora que nos recuerda que " no todo está perdido."
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los chilenos tenemos muchos defectos, pero somos muy solidarios cuando vemos y palpamos la desgracia de otros.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Lamentable este horrible incendio. Un drama humano que tan magníficamente nos describes en tu relato. Muchas pérdidas materiales que más tarde o más pronto se repondrán, pero lo verdaderamente triste ha sido la pérdida de vidas humanas.
    Un abrazo amigo Vicente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvo los de capacidad de ayudar -que fueron tantos que hubo de cerrar los pasos- los demás sufrimos mucho, pero aquí estamos agradeciendo tus preocupaciones algo tarde. Abrazos.

      Eliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.