Seguidores

23 de marzo de 2014

ZAPATOS ROJOS

¿Has visto un par de zapatos frustrados? Sí, frustrados, si tienes en cuenta que los zapatos son para calzarlos en nuestros pies y caminar con ellos llegando a nuestra oficina o taller, a la clase o al bar. Hay zapatos que viven una existencia oscura y dolida pues su destino no es pisar el asfalto de una calle sino permanecer dentro de un hermoso mueble especial, claro está para zapatos, pero como su dueña tiene 50, 80 o más de 100 pares es difícil ser elegido para ver "afuera" el otoño o la primavera, después de envolver los pies para llegar a un café y conversar, debajo de la mesa, con otro par de zapatos. Pero dejemos hasta acá estos análisis.



El caso que hace pocos días me encontré con un joven conocido cerca de un parque. "Aquí estoy con ganas no sólo de caminar sino de volar", me dice después de mi "¿cómo estás?" tan poco sensato y tan recurrido. Calzaba zapatos rojos. Hay mil colores de zapatillas como de zapatos femeninos pero zapatos rojos para varón es algo fuera de lo común en nuestra ciudad. Y fue más mi sorpresa cuando mi amigo me confesó desde su silla de ruedas -porque estoy hablando de una persona sin movilidad en sus piernas- que él posee 12 pares de zapatos. Con una voz que hice lo más natural posible para evitarle alguna molestia le pregunté: "¿Y por qué tantos zapatos?". "Pues porque los zapatos me recuerdan que debo mantener mi fe para seguir con la esperanza que pueda caminar un día y que mis zapatos se gasten disfrutando de la vida junto conmigo". Me dejó sorprendido. Sólo atiné a decirle: "Oye, amigo, me gustaría darte un abrazo". "Pues démelo", contestó.

Nos despedimos. Mis zapatos le desearon buena suerte a los suyos.

Vicente Corrotea A

Fotografía de la Colección de Google.

9 comentarios:

  1. Un abrazo para ese hombre de gran Fe, y otro para ti amigo Vicente, por tu gran sensibilidad y comprensión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José: Es muy bueno encontrarse en este esquina con una persona como tú que además de escribir, te diviertes mucho en tu ordenador. Tengo mucho trabajo y me he alejado un poco de mis amigos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. BONITO Y SORPRENDENTE TEXTO. NOS HACE REFLEXIONAR.

    ILDUARA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Ilduara. Lo que lamento es no poder conocer tu blog, si lo tienes, ni otro aspecto de tu persona. De todas formas, agradezco tu visita y respeto tu anonimato. Abrazos.

      Eliminar
  3. QUE BONITO , que una persona con sus limitaciones, nos den esta lección.
    Gracias Vicente, por compartirlo.
    Un fuerte abrazo
    Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general, Leonor, no me convence el ejemplo de los grandes héroes que hacen publicidad o que la maquinaria de la publicidad le reconstruya su vida.
      Prefiero aquellos anónimos con los cuales nos cruzamos, nos saludamos y nos decimos algo más. Me gusta ver sus ojos y sus manos.
      Bien vista las cosas ¿no es una limitación que tú y yo estemos tan lejos, en ciudades, historias y costumbres diferentes y que, sin embargo, estemos unidos vitalmente? La vida está hecha para encontrarnos tal como nos encontramos con nuestra pareja y los amigos.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Cada uno sabe lo que se lleva entre manos y es juzgado muchas veces sin conocimiento de causa, original comentario, nos quedamos sin saber, porque rojos?
    Salud Vicente hasta los "100ypico"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo Toni: Lo de rojos no pregunté. He visto pasar al dueño de los zapatos rojos muy apesadumbrado, lo que creo comprender muy bien. Abrazos.

      Eliminar
  5. Admiro su esperanza.
    Ojalá algún día se cumplan sus expectativas.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.