Seguidores

2 de marzo de 2014

CUESTA MORIRME

La verdad es que me cuesta morir. No, no. Me encuentro sano y ese es el problema. Ya pasé los 70 años  y me faltan sólo 7 mensualidades para terminar de pagar mi lugar en el cementerio o en los Parques del Recuerdo como son llamados. Son tan hermosos que da gusto morirse o dejar a alguien que ya no sopla. En eso ando por todos lados sin rosinantes ni escuderos. Y nada pasa.

Tengo ideas bien en el fondo de mí del porqué no muero todavía. Es por Lucía, sí, mi mujer. Echaré de menos la misma pregunta de todos los meses del porqué no alcanza el dinero. Aún no le cuento que quiero morirme pero si le contara me respondería "¡Cuál es el problema?". Y el problema no es porqué yo deseo la muerte sino qué cosa no me permite morir. Francamente me cuesta dejarla sola. ¿Con quién se enfadará? ¿Quién la encontrará hermosa y que se lo diga cada día? Creo que en su nuevo estado de viudez no faltará el que abra los ojos. Espero que no sea un vecino.















Un índice de que moriré pronto es que me fastidian las calles y cuadras con nombres de próceres o bomberos muertos en acción y otros desconocidos, además, con números en cada casa. Pareciera que hace siglos que nos preparamos para esta era digital. Pese a ello la gente inadvertida me desea "buen día tenga usted, don Vicente". Y más de alguno me abraza de verme vivo. Preferiría que me dijesen "Que se le nuble el día y pronto tenga una larga noche". Estaría más cerca de mis sentimientos.

Tengo un capricho: Antes de morir voy a pedir -no sé a quién- hacer el amor sobre una cama de agua pues nunca lo hice durante toda mi larga existencia, ya que siempre he confiado en mis naturales buenas artes más que en otras situaciones que alteren lo sagrado que pueda contener una relación de este tipo.

¿Estaré imaginando todo ésto? No tengo ni fiebre.
¿O estaré realmente muerto? Tal vez sí porque no salió ningún improperio de mi boca cuando el equipo se me reinició por tercera vez.

Me han dicho que después de la muerte (siendo más claro decir "después de la vida") se puede volver a dar una "vueltecita" por esta dimensión donde hay perritos y políticos satisfechos, poetas que son leídos por otros poetas, gente honesta y policías, curas que no le achuntan, palomas que ya no son castas y castas que no quieren mezclarse. Bueno, si puedo volver iré a ver a mis amigas web 2.0 que nunca pude conocer sino a través del ordenador. No se preocupen, sólo veré si usan pantuflas o calcetas hasta las rodillas en invierno, o si se mantienen con el pijama puesto durante el día. Si mi foto no sale oscura les enviaré la de mi nuevo perfil. Y no se imaginen nada más ya que mi vida fue muy sana y sobria.


Vicente Corrotea A.


Fotografía de la Colección de Google

11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si. Estoy esperando un nuevo poema tuyo y darte un abrazo.

      Eliminar
  2. Espero que todavía estés vivo cuando leas esto...
    Me ha parecido divertido tu artículo, a pesar de lo fúnebre.
    Morirnos, todos pasaremos el trance, pero tu te lo tomas con bastante humor.
    Y espero que, llegado el caso, puedas venir a verme en espíritu, incluso saludarme, que yo haré lo mismo si me toca antes.
    Gracias por tu vista a mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contigo pararé a tu cocina. No sé si los muertos sienten olores pero creo que alguien hará una excepción conmigo para sentir tus aromas y probar siquiera tus comidas, que lo único que puedo hacer ahora es mirar tus fotos de tu genial blog y seguir los detalles de tus recetas.

      Eliminar
  3. Visitando la página de Hortensia me encontré con tu blog chileno y estoy de acuerdo con tu entrada, a mi me fastidian no solo las calles con nombres sino mu- chas otras cosas que no vale la pena mensionar (¿misantropía?); aquí en Colombia existe un 'parque cementerio' muy bello y costoso, lo diferente (no se de ninguno en el mundo) es que te 'siembran' de pie bajo una pedestal en donde pones tu epitafio...

    En cuanto tu capricho, no te imaginas lo incomodo que es hacer 'el amor' en semejante tembladera -puedes parar en el suelo- o disfrutas de la pareja o de la cama en sí (no se ha perdido de nada). Mientras tanto seguiré tu blog hasta que la 'gran resignación' pase por tus lares y de acuerdo con Chary... por favor no te olvides pasar a visitarme.

    Un abrazo latinoamericano.

    Hortensio Farwel.

    ResponderEliminar
  4. Hola, colombiano. Me alegra conocerte y reconocer -según tu presentación- que no lo has pasado nada de mal en tu vida. Tengo amigos de la tierra de Shakira en los blog y también por acá en Santiago, vivos y alegres. Espero el abrazo de una colombiana que se ha puesto a viajar por el mundo.
    Seguiré tus consejos. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Hola, soy nuevo en tu blog, he leido tu Post y me he preguntado, coño! si que está vivo este hombre, yo pienso que quien mas piensa en la muerte es el que mas vive
    Está claro, el que no vive, no muere, pero como se trata de vivir porque igualmente te vas morir pues hay que vivir muriendo que son días!!!
    Salud y hasta los 100 y pico Joven

    ResponderEliminar
  6. Vicente si tan solo pudiéramos controlar todo, la vida sería fácil. No creo que quieras morir pero acepto que a veces nos cansamos sobre todo si pasamos los setenta.
    Quiero agradecer tu saludo en el día de mi cumpleaños y tus lindas palabras. Muchas gracias.
    Te invito a visitar mi blog: http://recogiendoletras.blogspot.com.

    ResponderEliminar
  7. Hola Vicente: me encanta tu vena cómica... aunque sea hablando de la muerte.
    Me has alegrado el día, y espero sigas alegrando muchos años, por el bien de los dos
    Un abrazo para tí, y para Lucía, que no quiero que se quede viuda, ja ja.
    Leonor

    ResponderEliminar
  8. Vicente, siempre es un placer leer tus post!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Vicente eres un loco,pero muy agradable.Pasa hermoso dia y disfruta la vida,ya llegara la susodicha cuando sea el momento.Cariños Amigo.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.