Seguidores

11 de enero de 2014

MUJER MAYOR Y SEXY

Hace poco observaba cómo algunas mujeres mayores -también hombres pero me voy a referir sólo a ellas- son más sexy que otras. ¿Qué hace sexy a una mujer que ha pasado los 50, 60 y más? Cuando digo sexy pienso en una mujer interesante, digna, atractiva y con un cierto "carácter erótico", como dice el diccionario. Debe influir situaciones como su cultura, su modo de apreciar la vida, su forma de relacionarse franca y transparente. 


Permíteme comentar que hace unos seis decenios se pensaba que "el cuerpo es el templo del Espíritu Santo", lo que no voy a contradecir. Luego, la mayoría de los buenos creyentes hacía lo posible por no pecar o sea no cometer alguna falta descrita como tal por las iglesias. Hoy nos sentimos liberados de dichas preocupaciones y aceptamos en forma natural que todos poseemos nuestro cuerpo, que somos cuerpo. Somos un cuerpo con espíritu y la mujer tiene la certeza que ella es, entonces, propietaria de su cuerpo, de sus dones y limitaciones. Con una mezcla de magia y realidad se atreve a vivir plenamente y sin bochornos. Hasta no sólo se ve más joven con respecto a su edad sino es más joven pues una mujer en ese estado -como ha dicho alguien- se le desacelera el proceso de envejecimiento.



Nuevamente ¿dónde está lo sexy en una mujer mayor? En su alegría profunda de vivir, de ser como es, de no verse obligada a ocultar ciertos movimientos en la cama ni caminando por la calle, en no evitar reir a carcajadas si fuera el caso.



Ella ya no tiene la noción de pecado del pasado cuando se le exigía que pasara inadvertida. Sin embargo sería una gruesa equivocación (como podrían creerlo algunos varones) que la mujer sexy es la desenfadada que no controla sus impulsos ni su historia. No. Cuando se la conoce se descubre a una persona sin miedos pero con rectitud y serenidad, a lo que ha llegado a través de un paulatino e importante cambio de actitud responsable. Ella habita su cuerpo con sus opciones y decisiones. (Nunca será la mujer propaganda que ofrece jabones o lencerías pues ella, la de la publicidad, no acepta su presente y tiene miedo a su futuro). Sabe con quién salir y para qué o cuándo ceder o cuándo detenerse. Sabe que el otro también tiene su historia y su conciencia. Una mujer madura sexy no siente pánico de los años que ha vivido, sino más bien agradece que puedan darle mayor calidad de vida física y espiritual, una mayor comprensión de los demás. Y si se asoma el dolor de una enfermedad o el desgaste natural del bendito cuerpo, saca lo mejor de su sabiduría, junto con visitar con humildad a su médico. La mujer mayor y sexy sabe compartir las lágrimas de los demás porque se lleva bien con sus propias penas y soledades cuando llegan.

Vicente Corrotea A.


14 comentarios:

  1. A Sophia Loren todos la conocemos y muchos la amamos. Hemos vistos sus películas con sus tramas, personajes y colores, pero es ella, la señora, quien nos ha seducido siendo mayor y sexy. Cuando conoces a alguien como ella es muy difícil olvidarla.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta ¡¡ S. Vicente su formas de valorar a las mujeres ¡¡ es verdad una mujer sexy puede ser mayor y
    contra mas mayor es mucho mas sexy ¡¡ digo yo con mi edad como puedo todavia enamorar ¡¡ pues si señor
    Las formas la sonrisa , una mirada ¡¡ un no tener miedo ¡¡ sobre todo tener muchas ganas de Vivirrrrr ... Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, María: Te observo desde mucho tiempo y leo tus líneas fuertes y tiernas al mismo tiempo para saber que dices bien. Un abrazo.

      Eliminar
    2. ¡FANTÄSTICO! Amigo Vicente, has retratado muy sabiamente a la mujer que a todas nos gustaria parecernos, atractiva y al mismo tiempo inteligente y espiritual, dulce y valiente, sensata y digna, amorosa y sexy.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Isabel: Francamente eso ya lo observo en tus poemas. Quizás podría aparecer tu rostro en reemplazo del arbolito o el signo.

      Eliminar
  3. La verdadera belleza está en el corazón, una mujer buena siempre será bella, aun siendo vieja.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Rafael. Belleza y vejez pueden ir perfectamente aparejadas en una persona, especialmente en una mujer que de ésto saben mucho más.

      Eliminar
  4. Ya ves que escudriñando en estos laberintos se llega a muchos sitios y yo he llegado a tu blog. Espero que los comentarios los repitamos, que es donde yo creo que está la gracia y el aprendizaje yt ya de camino te digo que, aparte de la sofía Loren que uno se la comería a cualquier edad, es cierto que no hay edades que oculten los atractivos de las personas cuando las personas los tienen, cosa que en mi opinión no sucede een todos los casos. Un abrazo, amigo chileno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Granada debe ser muy hermosa. "Granada, tierra soñada por mí", decía una canción que escuchaba cuando niño. Y hablando de niño, Renato, mi nieto de ocho años, debe estar recibiendo los consejos míos con mayor riqueza otorgada por la lectura de tu blog. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Si te refieres a la mujer que ha estado y está en el corazón de muchos hombres, claro, es un buen ejemplo. Con tu increíble buen humor pudiste haberla conquistado. Creo yo. Abrazos.

      Eliminar
  6. Me parce que lo has explicado muy bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Chelo. No soy gentil con el género femenino, como se me ha dicho. Hablo y escribo del valor que llevan dentro, de su pericia, de esa mezcla de combatientes y tiernas, y me duele que algunas todavía piensan que los varones somos muy superiores. De paso te confieso que soy uno de tus admiradores.

    ResponderEliminar
  8. No lo sé, pero adoro a las mujeres MADURAS y más si son ´sexis'... debilidad o enfermedad (gerontofilia) lo que sea y tu ejemplo lo dice todo, me fascina Sophia, exelente entrada.

    Abrazo erótico.

    Hortensio.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.