Seguidores

28 de noviembre de 2013

SOLO UNA PROPAGANDA


Armar mi biblioteca no es prioridad en los asuntos pendientes en nuestra casa. No son tantos mis libros pero los tengo hasta en el desván dentro de cajas, casi olvidados pues, además, tengo lecturas contemporáneas esperando que por lo menos las lea en el metro. Así, hurgando una caja con cuadernos con apuntes de clases, siendo alumno o profesor, en el fondo encontré un libro de cuyo vientre se deslizó hasta el suelo una tarjeta con una propaganda a una marca de helados, con una caricatura de una pareja que disfruta de la noche y de un helado. Todo simple y previsto para un verano... hasta aquí. La emoción, profunda emoción, fue leer en su reverso:



Soy muy feliz, te amo. Lucía


1° Enero 1976



Cierto es que no puedo decir mucho de mis sentimientos. Pienso y recuerdo a una mujer, a un cuerpo, a un corazón y un aroma, comenzando a vivir con ella la promesa de caminar juntos. Me había escrito: Te amo. Me elegía, me amaba -decía el mensaje- como yo la amaba a ella. Pero lo que más llegaba a mi interior era la primera frase: Soy muy feliz. Amar a una mujer con amor exclusivo y ser amado por ella es grande. Pero que en una acto de total transparencia te diga que es feliz contigo y lo refrende con su nombre, bueno, lo creo algo así como insólito y natural al mismo tiempo. Y nunca, nunca lo podrás olvidar.

Como yo tampoco.


Vicente Corrotea A.




8 comentarios:

  1. Bonito recuerdo no ?
    Si Lucia forma hoy parte de tu vida estará encantada de que lo hayas encontrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Chelo. Ambos celebramos "el helado" con muchas ganas. De alguna manera hoy día somos otros y amamos de diferente manera. Gracias.

      Eliminar
  2. Las pequeñas cositas estoy convencida que son las que nos hacen ser grandotes. Bonito recuerdo ;)

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como las que tú muestra en uno de tus blogs entretenidos. Gracias Irma y un abrazo.

      Eliminar
  3. Vicente: me gustaría saber si has hecho partícipe a Lucía de este recuerdo.... si no lo has hecho, hazlo, porque ella también se emocionará .
    Un fuerte abrazo
    Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni lo digas, querida Leonor, pues fui corriendo a enseñárselo. Pero como se lo dije a Chelo se nota cómo hemos ido cambiando. Ni mejores ni peores. Bueno, sí, creo que hoy somos mejores...

      Eliminar
  4. Hace treintaisiete años de la tarjeta con esa frase de felicidad y amor que, hoy al encontrarla reaviva tu recuerdo de un cuerpo, a un corazón y un aroma, con la frescura de aquellos tiempos es algo que nunca se olvida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, Pepe, tanto que no me he demorado en mostrarles a ustedes la tarjeta con esa tremenda confesión, tremenda para mí. Que tengas buena salud.

      Eliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.