Seguidores

10 de septiembre de 2013

UNA HISTORIA DE MAÑANA

Sin darnos cuenta se han ido poco a poco los hijos y los nietos y la casa parece vacía. También se ha ido el amor; Sí, también se ha ido o ha desertado después de muchas tentativas de recuperarlo. Ha quedado la confianza, los recuerdos, las costumbres que nos retienen. Y la lista del supermercado que sabemos de memoria, mi vino favorito, las flores que prefiere, y que los días martes vamos a la feria y también ambos sabemos qué verduras llevaremos a casa para la semana, el pescado que adquirimos en filete, sin olvidar los ingredientes para la nueva receta que descubrimos en internet. Y los libros que leemos, la película que pactamos ver juntos, el inmenso cariño que tenemos a nuestros perros...
En un rincón, que fue predilecto, ha quedado el ordenador casi abandonado. Ahora se resiste a ser amistoso y alega que tiene muchos asuntos pendientes de resolver. Ella, obsesionada por la limpieza del piso y el orden en toda la casa, se queda a la espera de que nos visiten. ¿Te parece que hagamos un viaje a la costa? Pero la propuesta se queda metida en mi boca.



Nos encontramos con una pareja amiga y nos invita a tomar onces con ellos. Iremos.
No encontré las flores que te gustan. Mañana las compraré en otra plaza y le diré que todavía la amo y mejor. Pero es difícil meterse en el mismo camino que ya se ha recorrido y ver los mismos paisajes.
Buscaré otras formas de seducciones.
Fue un invierno que ya termina.

                                                                   Vicente Corrotea A.

13 comentarios:

  1. Ay Vicente, el amor no es eterno. Intenta que perdure cariño y amistad.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, hasta los temas mas tristes los tratas con sabiduría, con delicadeza, espero que con tu magia renueves ese amor que siempre queda después de una vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Isabel!: La sabiduría no nos quita el dolor. Es más, hace ver mejor la tragedia de nuestras heridas. Abrazos.

      Eliminar
  3. Muchísimas gracias por tu visita y por tu comentario, gesto que te devuelvo ahora con gusto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Querido Vicente: sabes que te quiero, como un hermano pequeño, y me gustaría que disfrutaras de este amor que crees haberse enfriado, pero que lo añorarías si lo perdieras.
    Disfruta de su compañía, mientras puedas.
    Un fuerte abrazo
    Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni siquiera me dejó balbucear tu mensaje. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Realmente no entiendo por lo general al hombre; después de muchos años juntos, mas la edad, salud, problemas etc. queda el compañerismo, el respeto, la mutua ayuda, pequeños paseo, un fin de semana de almuerzos y confitería y el gozar de los hijos y nietos. Que otra cosa esperas? Como dice Leonor aprovecha y valora que no estés solo. Arriba ese ánimo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias, querida Mabel. Hasta en la próxima esquina.

    ResponderEliminar
  7. El amor en mi edad (81 años) sigue siendo el mismo que canté en mi poema "Plaza de Maragall" que encabeza mi blog "Poemas", escrito en recuerdo de mis veinte años. Ahora no lo manifiesto con las mismas expresiones, pero es el mismo, ensolerado y por lo tanto de más grados que el de entonces. Tengo la suerte de permanecer en la compañía de mi musa y por lo tanto percibo el suyo que me corresponde. No son sus formas de manifestármelo las de la juventud, pero el amor sí es el mismo y lo seguimos sintiendo como eterno. Un abrazo largo como desde Atacama a Tierra del Fuego. José Bretones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es probable de muchos tengamos una plaza de Maragall pero todas diferentes o la mirada nuestra lo sea. O si es pequeña o mayor. Al final lo que es valioso es la sinceridad de cómo se vive, de cómo se camina por los recovecos de dicha plaza y de cómo el corazón se siente gratificado cuando se ayuda a levantar a alguien o simplemente ser compañía. Ojalá cuentes con las bendiciones y los esfuerzos para lograr ser mejor. Vicente.

      Eliminar
  8. Cuanta nostalgia, tristeza y realismo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haz de saber que hace muy pocos años perdí mi pudor para hablar de mí mismo. No es fácil cuando es mi corazón el que desnudo.
      He comenzado a leer tu blog. Hasta pronto.

      Eliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.