Seguidores

19 de julio de 2013

LA CONFESIÓN


Sólo en mi angosta juventud fui tras el difuso éxito. Después, en mi adultez, no lo he pretendido de ninguna forma ni siquiera para estar en un lugar más elevado que otras personas. Lo que merece que haga una confesión tan íntima como tan sencilla de decir:

Soy un hombre a medio camino.
Nunca he llegado a una meta
pero me hace muy bien mi itinerario.
Sin planes ni agendas
amanezco como la golondrina,
aunque a veces me sienta 
expulsado de la arena
y vague, sin armas, por el mundo
celebrando la sonrisa y los abrazos,
la palabra justa 
y la verdad de cada ser humano.

                                                      Vicente Corrotea A

Fotografía de Giuseppe Pietrangelo

2 comentarios:


  1. Yo creo que te equivocas Vicente... tú, has llegado muy lejos, y has conseguido muchas cosas en la vida, que muchas personas mas ignorantes , creen haber conseguido.

    Tal como lo pienso lo expongo.

    Tienes muchos valores, y lo bueno es que no te lo crees.

    Este es mi punto de vista, y sabes que pocas veces me equivoco.
    Un abrazo muy fuerte, y sigue así, ... no cambies nunca
    Leonor

    ResponderEliminar
  2. Yo acepto todas las calificaciones que tú mismo te das y con ellas te saludo y te mando mi abrazo fraternal esta mañana. Lo que comentas de tu hija, tu nieto y de la normalidad con que viven la separación, puedo comprender tu extrañeza porque se nos educó de otra manera. Pero no creo que prefieras las consecuencias del artículo mío de esta semana. Eso me parece completamente desfigurado y que alguien se sienta Dios, dueño de la vida de nadie. Un abrazo

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.