Seguidores

1 de diciembre de 2011

LOS CAMBIOS



 Quisiera compartir algunas ideas con un tema que cruza otros expresados en este blog. Me refiero a los cambios, esos que, alguna vez, nos han asustados o incomodados pensando que sólo ahora, en nuestra época, se presentan. En realidad, desde el bigbang, el universo es movimiento, cambio sin cesar, sin pausa. Hay millones de galaxias y planetas, muchísimos ya no existen. Es decir, todo nace, crece y muere en este ciclo vital, siendo la muerte parte de la vida.
La situación nuestra es que hemos llegado a una parte de la vida como adultos mayores -los que lo somos- que nos hace más susceptibles a lo que nos pasará proximamente. Y nos preocupan las enfermedades que tenemos o las que pueden sobrevenir, y los dolores, nuestras limitaciones, nuestro carácter, etc. Tal vez te sientas de repente agobiado (a) por la muerte o por lo vendría después de ella.
Así nos damos cuenta que los cambios no transitan por nuestras calles sino pasan por nuestros brazos y piernas, por el cerebro y el corazón. Te das cuenta, entonces, que todo es cambio y que nosotros somos también cambio. Y si te paras pensando que la vida era mejor antes que ahora te puedes convertir en una estatua de sal y los cambios pasarán por tu lado como un torbellino que te tire al suelo. Ah, pero es muy importante que todo lo dicho más arriba no significa que yo renuncie o que tú renuncies a lo bueno que hemos atesorado en la vida: ideas, hábitos, sueños, experiencias, tal como el cosmos y la naturaleza los han ido guardando para regarlárnoslas.


Y ahí está el secreto de una buena vida: saber regalar (no vender) el tesoro de personas que somos sin desestimar los cambios que se producen a nuestro alrededor, pues al final de todo lo único permanente en las estrellas, en el mundo y en nosotros son los cambios. Ayer pasó raudo. Aprovecha el día de hoy y regala el encanto de tu mirada, abraza con ganas y alegría. Sólo hoy vale, sólo hoy vales tú. Sólo hoy escribo estas líneas para tí, pues a la distancia te guardo un especial afecto.


Fotografía recogida de Google.

10 comentarios:

  1. No hay porque temer los cambios , conforme va pasando la vida, se produce un cambio, pero no tiene que ser malo... cambiar, es renovarse, y podemos adaptarnos a esos cambios, para bien...
    Muy bien expresado, Vicente
    Un abrazo
    leonor

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que todo lo que nace muere, es cierto que todo está en continuo movimiento, es cierto que con cada hora vivida, el pasado ya es pasado... y sólo es nuestro el momento presente que vivimos. Y es igualmente cierto como tú lo expresas, que debemos adaptarnos a esos cambios. Pero hay un problema Vicente, y es que en nuestro mundo, parece que el hablar o pensar en la muerte, es un tema "tabú" y por eso nos angustia y descentra... ¡Quizá sea también porque al no pensar en los cambios, nos da la seguridad de que todo lo tenemos controlado...!
    Me ha encantado tu reflexión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Porque hay que adaptarse a los cambios que se producen en el mundo, que se producen en nuestra mente y en nuestro cuerpo porque no hay otra manera de vivir.

    ResponderEliminar
  4. Hoy no quiero colocar,
    en vuestro blog un comento,
    solo os quiero desear,
    felicidades sin cuento.

    ResponderEliminar
  5. Igual que Olegario, tambien quiero desear a tod@s y especialmente a Vicente

    UNAS FELICES FIESTAS

    Un fuerte abrazo
    Leonor

    ResponderEliminar
  6. Últimamente no he tenido mucho tiempo para visitar los blogs y comentar, espero que el año que viene sepa administrar mejor mí tiempo.
    Entre las cosas más sencillas y cotidianas se esconden miles de gotas de felicidad, abre las manos y deja que se te llenen de sueños.
    Te deseo unas Felices Fiestas, que el Niño Dios sea pródigo en bendiciones para ti y toda tu familia y que el año que viene sigamos compartiendo esta amistad que el mundo del blog nos ha proporcionado.
    ¡¡¡Feliz Navidad!!!

    Un beso muy fuerte y un caluroso abrazo

    ResponderEliminar
  7. Es verdad que los cambios nos aterran, yo he tenido muchos ultimamente en mi vida y le agradezco a la vida la posibilidad de enfrentarlos con la frente en alto y el corazón esperanzado. Aqui te dejo algo para compartir
    http://mariaiholandarondon.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Todo cambia; naturaleza, vida, físico, humor,hasta un saludo que ayer fué sonriente y hoy es serio.
    La vida misma, pero seguimos tratando de aferrarnos a lo que tenemos para continuar con optimismo.
    Nos dejas pensando. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me doy por aludido amigo Vicente, y te diré, que yo también te guardo un especial afecto que reafirmo con el envío de un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola.
    Te mando un saludo desde Madrid

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.