Seguidores

12 de abril de 2011

MI HOMBRE ARAÑA

Mi nieto de cinco años me dice que desea ser como el Hombre Araña, del cual guardo distancia y él lo sabe. Añade que no le gustaría ser un pájaro ni manejar un avión porque lo alejaría demasiado de su abuelo. Entonces siento que un grupo de mariposas se posa en mi corazón.
Con una pedagogía algo perversa, insisto que si quiere ser Hombre Araña es para ir saltando de un edificio a otro mirando automóviles en el día y luces por la noche. Sí, eso me gusta -dice Renato- pero me gusta más ayudar, como él lo hace, a las personas que necesitan ayuda.
Ahora mi corazón, rebalsado de emociones, da otro vuelco. Es que mi nieto no sólo demuestra su amor a sus abuelos sino además le descubro su esbozo de solidaridad.
Le hago la última pregunta: ¿A qué hora comienza la serie del Hombre Araña?. Y me da un gran abrazo.

1 comentario:

  1. Os netos nos transformam, sempre para melhores. Creio.
    Um abraço, daqui do Brasil.
    http://vivaavelhice.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.