Seguidores

11 de agosto de 2010

A MI AMIGA ZUNILDA

Fui invitado por unos amigos jóvenes a conocer su casa nueva de la que estaban muy orgullosos y contentos. Cimentada con muchos sacrificios, aunque no era un lujo, la casa tenía buenas proporciones y un amoblado de buen gusto. La sala de espera poseía una ventana de paño fijo con un visillo que apagaba la firmeza del sol. Sobre una mesita de arrimo un tipo de begonia de hermosas hojas me sobrecogió alegrándome. Sentí la emoción de sentirme en comunión con la naturaleza y el cosmos a través de esa planta. Esta conexión me hizo recordar que los mayores conversan con las plantas asegurando que éstas se dan más sanas y más hermosas que las que reciben sólo su ración de agua. 
A nadie le merece dudas que las plantas y árboles son seres vivos y que son parte constitutiva de este planeta que muchos aseveran -y yo lo comparto- que también es un ser vivo.
Muchos adultos mayores no se quejan tanto de sus dolencias o del desgaste del tiempo en su organismo pues viven la alegría profunda de compartir con hijos, sobrinos y nietos, con lo cual ya se sienten retribuídos observando el crecimiento y las habilidades de las nuevas generaciones.
No he cambiado mi tema. Reconozco que existe una grandiosa distancia entre una planta y una persona. Pero la alegría cálida que me ofreció la begonia de mis anfitriones me trajo al corazón el recuerdo de una noble mujer de 94 años, celebrando las pequeñas y grandes alegrías, y los triunfos o infortunios, convirtiendo a las familias que la rodean cada día en algo hermoso con su presencia y sabiduría.
Es probable que la muerte -que para muchos es desdicha- se convierta en una segunda etapa novedosa y feliz, surgida de la clave de que cada mañana se agradezca a Dios o a la vida sus aciertos y desencuentros, porque -bien lo debe saber mi amiga Zunilda- la vida con su trayecto cotidiano es el único milagro.

3 comentarios:

  1. Genial fill someone in on and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Thank you on your information.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy de las que a veces hablan a las plantas, y no se me dan mal. Comprendo lo que sentiste con esa begonia.

    Un abrazo, Vicente

    ResponderEliminar
  3. I like your style, the particular inescapable fact that your webpage is a little bit different tends to make it so useful, I get tired of discovering same-old-same-old almost all of the time. I have I just stumbled on this page by you Thank you.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.