Seguidores

19 de octubre de 2009

AMIGOS A PASAR DE TODO

Los vi en la Gran Avenida. Los he visto mil veces cargando su hambre trasnochada, su corazón apretado de sumisión o de rabia contenida. Por sus ojos descubro el maldito designio de seguir creyendo en las manos de hombres y mujeres que, sin embargo, los dejaron botados en la calle a  ellos o a sus padres en donde han sobrevivido a duras penas entre frenadas, insultos y reprimendas.

Eran orgullosos de su familia, de su patria vasta; eran viento de los espacios y del universo. ¿Qué pasó que hicieran un pacto de sumisión y obediencia con el utilitarista humano y de lobos se convirtieran en perros? Creo que me doy cuenta: nunca pensaron en una traición cuando poco a poco fueron abandonando las frescas llanuras por nuestras plataformas de cemento de hoy.

Tal como el corazón de las almas sencillas que esperan un cambio en su vida, tú esperas, perro vagabundo, un cambio sustancial en tu vida como que un humano te elija para llevarte a su hogar. Mientras tanto vas ansiando una palabra amiga, una porción de comida, tal vez una caricia.

1 comentario:

  1. Cúantos vagabundos por las calles de todas las ciudades, cúantos que gimen sus penas...Nos observan intentando buscar una explicación, pero lo único que reciben son piedras, insultos, golpes...
    Bello lo que has escrito y tan verdadero...

    Saludos para ti

    http://secuenciasdelalma.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.